Equipos educativos y directivos de 30 escuelas municipales se suman al programa de desarrollo profesional docente y directivo de Fundación Educacional Oportunidad, que busca contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación inicial, apoyando a las escuelas en mejorar prácticas pedagógicas y de liderazgo para que los estudiantes alcancen un mejor desarrollo socioemocional y del lenguaje.

Este año 2019 alrededor de 100 educadoras y técnicos en párvulos y sus respectivos equipos directivos de 30 escuelas municipales de cinco comunas de la región de O´Higgins se incorporarán al programa de educación inicial Un Buen Comienzo.

Mejorar los aprendizajes de los niños en el área de lenguaje, propiciar interacciones de calidad en la sala de clases, aumentar el uso efectivo del tiempo dedicado a la enseñanza- aprendizaje, mejorar la asistencia y potenciar el liderazgo de los equipos directivos son los objetivos que persigue el programa de Fundación Educacional Oportunidad, el cual desde hace 11 años se ha implementado con éxito en cerca de 200 escuelas municipales chilenas.

Las nuevas comunas de la región de O´Higgins que se suman al programa son Mostazal, Malloa, San Fernando, Olivar y Paredones. Sammy Ormazábal, alcalde de Paredones, agradece el trabajo que se realizará con la Fundación para mejorar la calidad de la educación inicial y destaca que “el programa no sólo se relacionará con educadoras y técnicos en párvulos, sino también con los equipos directivos, el DAEM e involucrará activamente a los apoderados”.

Como punto de partida, durante el verano, y durante 3 días, los nuevos equipos educativos fueron capacitados en las estrategias de lenguaje de Un Buen Comienzo. “Se trata de un programa estructurado, organizado, bien pensado y que apunta directamente a nuestros niños, ya que muchas veces aplicamos estrategias que vienen de otros niveles como educación básica, además no existe mucho material de lenguaje que podamos aplicar y el programa entrega justo lo que necesitaba”, destaca Rosa Cifuentes, educadora de párvulos de la comuna de Olivar, quien participó de la capacitación.

Similar opinión tiene la educadora de la comuna de Malloa, Natali Ramírez: “lo que más me ha llamado la atención son las estrategias de vocabulario, que tienen una intencionalidad clara”. Además, la profesional destaca que “el programa entregará herramientas concretas para realizar un trabajo más sistemático”.

Un Buen Comienzo trabaja directamente con los equipos educativos (educadoras y técnicos en párvulos), equipos directivos (directores y jefes UTP), equipos DAEM comunales y también involucra activamente a los apoderados de las comunas en que se implementa. Al finalizar los dos años del programa, las escuelas y comunas egresadas pasan a formar parte de una gran Red de Mejoramiento que comparte estrategias, metodología de trabajo y objetivos comunes centrados en los aprendizajes de los niños. Dicha Red ya lleva un año de trabajo colaborativo y actualmente está conformada por 56 escuelas de 12 comunas: Chimbarongo, Codegua, Machalí, Coltauco, Las Cabras, San Vicente, Doñihue, Mostazal, Peumo, Quinta de Tilcoco, Pichidegua y Rengo.

Marcela Marzolo, directora ejecutiva de Fundación Educacional Oportunidad, señala que “estamos muy felices de recibir este 2019 a nuevas comunas y escuelas que participarán en Un Buen Comienzo y que se sumarán en el futuro a la Red de Mejoramiento, aumentando el desafío para la Fundación de lograr la sustentabilidad de las estrategias y así como también, del trabajo colaborativo en red.

La escuela Zúñiga de San Vicente ya lleva 3 años implementando Un Buen Comienzo y forma parte de la Red. Para la educadora de párvulos Tamara Sepúlveda, “este programa es una oportunidad de crecimiento profesional y una tremenda herramienta que fortalecerá a los nuevos equipos en todo sentido. Además, los resultados evidencian que existen avances, yo los vi en mis niños”.