Con capacitaciones sobre uso del tiempo con fines pedagógicos dirigida a educadores y asistentes en educación de párvulos y otra referida a escritura emergente y uso del tiempo dirigida a Jefes de Unidad Técnico Pedagógica, finalizó el programa piloto “Aprendizajes para un Buen Comienzo”, realizado en escuelas pertenecientes al Servicio Local de Educación Pública (SLEP) Puerto Cordillera en la Región de Coquimbo

“Aprendizajes para Un Buen Comienzo” se implementó en la región de Coquimbo gracias a un convenio de colaboración de Fundación Educacional Oportunidad con la Subsecretaría de Educación Parvularia.

Este programa es una versión liviana del programa de desarrollo profesional docente y directivo Un Buen Comienzo (UBC) que Fundación Educacional Oportunidad implementa desde hace más de 12 años en establecimientos públicos, y prescinde de los procesos de acompañamiento en aula, pero aborda mediante capacitaciones las estrategias que las escuelas participantes de UBC implementan para mejorar los aprendizajes de los niños del nivel inicial.

A lo largo del año, participaron equipos educativos y equipos directivos de 20 escuelas municipales del SLEP Puerto Cordillera, compuesto por las comunas de Coquimbo y Andacollo, quienes no sólo participaron de capacitaciones, sino que también recibieron diversos materiales como libros para la biblioteca de aula, planificaciones de lenguaje para cada título, paneles de asistencia, alcohol gel, entre otros, los que forman parte de las estrategias de lenguaje y asistencia que promueve la Fundación.

Este programa piloto se enfocó en asistencia durante el primer semestre, presentando estrategias para combatir el ausentismo crónico (faltar más de un 10% de los días de clases), y lenguaje el segundo semestre, entregando estrategias específicas para mejorar la comprensión oral, el vocabulario, la escritura emergente y abordar la organización del tiempo en el aula.

Una de las características de este programa es que no sólo participan los educadores de párvulos, sino que también incorpora a la asistente en educación de párvulos, así como a los jefes de UTP, a quiénes se les entregó herramientas para observación y retroalimentación a los equipos educativos.

El próximo año se espera profundizar en las estrategias de asistencia promoviendo por parte de las escuelas la utilización de la plataforma de asistencia que pone a su disposición la Fundación, con el propósito de dejar capacidad instalada no solo en los establecimientos, sino también en los procesos de monitoreo y seguimiento realizados por los equipos técnicos del Servicio Local.

Trinidad Castro, Jefa del Área Transferencia de Aprendizajes de la Fundación, área a cargo de este convenio de colaboración, comentó que “para la Fundación fue muy gratificante que la Subsecretaria de Educación Parvularia quisiera implementar un piloto con nuestros programas (también se está implementando un piloto con nuestro programa de inglés en Puerto Natales), ya que uno de los requisitos para la selección, fue que se tratara de programas implementados con responsabilidad, con trayectoria y que hubieran demostrado resultados positivos en los niños”.