31-03-2016

En octubre de 2015, un grupo voluntario de docentes de la Araucanía se atrevió a conocer Redes de Tutoría, un enfoque educativo innovador que rompe la tradición de que enseñar es transmitir lo que se sabe, reemplazándola por la idea de compartir cómo se aprende. Eran profes y directivos de colegios públicos. Algunos con vasta carga horaria y varios años de experiencia, que no tuvieron miedo al cambio.

Hoy, ese mismo grupo de profesionales continúa en el proceso de formación en Redes de Tutoría, para que sus escuelas públicas sean las primeras en implementar este enfoque en Chile. Para contribuir en esa ruta, Educación 2020 junto a Fundación Luksic organizaron en la Araucanía un encuentro con el reconocido investigador y académico Santiago Rincón Gallardo, de la Universidad de Toronto, quien lideró un taller de dos días para profundizar en la metodología y sus formas de implementación en el aula.

Licenciado en matemáticas por la UNAM y doctor en Educación y maestro en Política Educativa Internacional de la Universidad de Harvard, Santiago Rincón Gallardo es parte del equipo que originó Redes de Tutoría a fines de los 90. Mirentxu Anaya, Directora Ejecutiva de Educación 2020, señala: “Santiago Rincón Gallardo ha sido inspirador para traer las Redes de Tutoria a Chile. Él es pionero de la estrategia de aprendizaje en redes. Éste es un encuentro entre un pionero con los pioneros chilenos. Queremos que desde la Araucanía esto sea una política pública para el país”.

La apuesta de Fundación Luksic y Educación 2020 por Redes de Tutoría se enmarca en su búsqueda institucional de modelos educativos de innovación radical, ante la evidencia desesperanzadora de la educación chilena: resultados estancados en pruebas internacionales y locales, y un modelo de escuela que no hace sentido a niños, niñas y jóvenes.

“Redes de tutoría puede revolucionar la forma de aprender y de enseñar porque se construye a partir de cuáles son las condiciones en las que, como seres humanos, aprendemos mejor: cuando elegimos qué estudiar, cuando estamos en un entorno de confianza y cuando tenemos libertad de tiempo para investigar. Además, este enfoque crea una nuevo modo de relacionarse, mucho más consistente con nuestros valores democráticos”, asegura Rincón.