Bárbara Hernández es nadadora chilena de travesías, aguas abiertas gélidas y natación clásica.

Conoció a Andrónico Luksic Craig en Villa O’Higgins en un viaje de entrenamiento que ella realizó a la Patagonia en 2015.
En esa oportunidad, Bárbara le comentó a Andrónico que se estaba preparando para el mundial de aguas gélidas que tendría lugar en Rusia en marzo de 2016, y que estaba bien preocupada porque no sabía si contaría con los recursos para poder ir. En ese momento, sólo el entorno ligado a la natación la conocía, por lo que era difícil contar con apoyo externo.
Desde sus inicios en esta disciplina, ella autogestiona su carrera, puesto que no recibía ayuda de la federación debido a que su disciplina no está considerada dentro de ella.

A la vuelta a Santiago, le escribió a Andrónico, quien inmediatamente le respondió ofreciéndole apoyo. Este no sólo fue ayuda en dinero, sino que además se tradujo en una preocupación por su bienestar, en planificar su estadía, sus traslados, dónde alojaría, etc.

En el mundial de Rusia, Bárbara ganó doble medalla de oro en 200 y 450 mts libres, además de medalla de bronce en 100 mts libres.

En 2015, ella se transformó en la primera persona en Chile en nadar frente a cuatro glaciares de la Patagonia a temperaturas extremas y sin uso de traje de neopreno, además de ser pionera en haber unido a Concón y Valparaíso nadando.

Entre sus próximos planes se encuentra la idea de nadar alrededor de la Isla de Pascua y cruzar el estrecho de Gibraltar a nado.

Sus logros deportivos y su perseverancia la destacan como una tenaz nadadora, una proclamadora de que nada es imposible y de que hay que trabajar incansablemente por cumplir nuestras metas y desafíos.

Recientemente, ha obtenido tres medallas de oro y varias de bronce en la Copa Mundial de Natación de Invierno, en las primeras fases de Letonia y Rusia.