A finales de 2017, una fundación de la familia Luksic firmó un acuerdo con la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile (FEN) para apoyar intercambio de diez estudiantes a las mejores escuelas de negocios en China. El intercambio, que consta de un semestre de estudios en las universidades de Fudán, (en Shanghai), y Pekín (Beijing) busca fortalecer las relaciones entre Chile y China, a la vez de darles a jóvenes la oportunidad de estudiar en el exterior.

Se llevó a cabo un acto en las instalaciones de la FEN que contó con la destacada presencia del Consejero Político de China, el señor Li Wuji, el decano de la Facultad de Economía y Negocios, el profesor Manuel Agosín, Maximiliano Luksic, junto a otros representantes de la facultad y de la FEN International Office y los alumnos becados.

Durante la ceremonia, el decano Manuel Agosín expresó “China es un país fascinante, me sorprende cada vez que voy, los admiro” y manifestó, además, estar orgulloso por los diez estudiantes líderes de la facultad que se suman a esta experiencia piloto que, espera, se repita.

Por su parte, Maximiliano Luksic, en representación de su familia, agradeció el entusiasmo y compromiso de los primeros becarios de este programa.

Señaló que su padre, Andrónico Luksic Craig, ha hecho esfuerzos por colaborar en el ámbito de la educación para dar oportunidad a chilenos para conocer universidades en el exterior.

Maximiliano Luksic hizo referencia a sus años vividos en China como una “experiencia enriquecedora”, destacando la maravillosa cultura y la creciente importancia de las relaciones entre ambos países.

Aseguró asimismo que “mientras haya interés, como familia seguiremos colaborando con la educación”. Cerró su breve exposición interpelando a los alumnos: “contamos con ustedes para mostrar la valiosa calidad de las personas en nuestro país”.

Josué Guilapán, uno de los alumnos que participará del intercambio, agradeció la oportunidad presentada, narrando el impacto de la beca en su familia, la superación personal en ser el primer profesional de su núcleo familiar y el creer que nada es imposible, incluso, la experiencia de cruzar el mundo entero y vivir un semestre en China.

Por su parte, Camila Ortiz, otra estudiante becada dijo sentirse orgullosa de ser pionera en esta aventura de intercambios a China y agradeció a la familia Luksic por confiar en sus potencialidades.

Planteó que vive el gran desafío de convertirse en profesional y que lleva con mucho cariño el sello de su facultad que le permitirá ser un agente transformador para trabajar por un Chile más justo.

Sin duda, este convenio representa una gran oportunidad para que estudiantes chilenos puedan internacionalizarse, conocer nuevos rumbos y traer conocimientos y métodos de enseñanza que en el futuro podrán compartir con otros estudiantes y colegas.