El medio antofagastino destacó la labor de la Fundación Luksic en cuanto al fomento lector.

A continuación, la publicación completa:

Los programas de fomento lector de las bibliotecas de los liceos técnico profesionales La Portada y Óscar Bonilla -ambos pertenecientes a la CMDS-, subieron un nivel en la escala de certificación derivada de un estudio coordinado por Fundación Había Una Vez, con el apoyo técnico del Programa Interdisciplinario de Investigaciones en Educación (PIIE).
El Liceo La Portada obtuvo 50,88% de logro con 236 puntos, 110 unidades más que la evaluación inicial realizada en 2015. En tanto, el Liceo Óscar Bonilla obtuvo un 50,44% de logro con 235 puntos, cifra que muestra una mejora de 91 puntos en relación a la medición anterior. De esta forma, ambos centros lectores se ubican en la categoría “bibliotecas en recuperación”.
Este diagnóstico tuvo como fin establecer el nivel de desarrollo alcanzado por las bibliotecas, a partir de una serie de indicadores para medir los efectos de la acción de la biblioteca y el fomento lector en esos establecimientos.
A través de encuestas se conocieron las opiniones de estudiantes, docentes y apoderados sobre su percepción de ambos proyectos de fomento lector; la valoración y tipos de lectura; hábitos y comportamiento lector, entre otras dimensiones.

Recomendaciones
Entre las recomendaciones realizadas por los evaluadores se encuentran el fortalecimiento de las estrategias para aumentar las actividades en las bibliotecas y la presencia del cuerpo docente en las labores de gestión.
También se aconseja la creación de espacios de reflexión sistemáticos para que los distintos actores puedan potenciar el uso didáctico de los recursos bibliográficos disponibles.
“A medida que se eleva el nivel de certificación más sustentable es el proyecto de fomento lector. Así se asegura la institucionalización de estos espacios en el sentido que la comunidad se apropia del proyecto, independiente del equipo que trabaja en cada biblioteca”, comentó Alejandro Oyarce, coordinador de Proyectos de Fundación Había Una Vez. “La idea es tener un modelo de certificación que sirva para las bibliotecas de liceos técnico profesionales. Hoy les estamos pidiendo a estos dos centros lectores de Antofagasta que tengan estándares de una biblioteca de Finlandia”, añadió el especialista.
Montserrat Baranda, directora ejecutiva de Fundación Luksic explicó que el fomento lector y el acercamiento a los libros aumenta el vocabulario, expande el mundo de los estudiantes, les entrega herramientas para el autoconocimiento y les permite acceder a información de forma autónoma.
“La certificación es una herramienta que permite a los liceos obtener un diagnóstico para visibilizar sus fortalezas y encargarse de los temas que están pendientes”, detalló.

Avances de certificación
Montserrat Baranda además explicó que este sistema de certificación logra que los equipos directivos de los establecimientos escolares se involucren en la gestión de las bibliotecas y no queden como espacios aislados. “La biblioteca escolar se convierte en un promotor de la calidad y equidad en la educación y adquiere un rol decisivo en otros aspectos del sistema educativo porque incorpora la misión y visión de los actores escolares para mejorar estos espacios”.

 Ver en el sitio web de El Mercurio Antofagasta.